El lado oscuro del glamour

Como continuación, no prevista inicialmente, de la entrada sobre el receptor RCA 16T4 he pensado poner el necesario contrapunto, para comprobar que, además del coste en metálico que abonamos por los productos y servicios que consumimos, hay otro coste implícito que no pagamos.

Los economistas suelen referirse a este tipo de costes como “externalidades”, es decir beneficios o perjuicios que sufren personas ajenas a los procesos de producción y consumo. Hablamos de externalidades positivas cuando estamos ante actos que benefician a otras personas distintas de quienes los llevan a cabo. Son ejemplos típicos las vacunas, la educación o la higiene personal. Por esa razón, los gobiernos suelen incentivar este tipo de cosas. Si yo me vacuno, disminuye la probabilidad de extender el contagio a otras personas. de modo que el coste de la vacuna se amortiza rápidamente.

El lado oscuro esta representado por las externalidades negativas, uno de cuyos paradigmas es la contaminación derivada de los procesos de producción y  consumo.

Cuando estuve buscando el material para el folleto de la radio de mi anterior entrada me topé sin quererlo con el “lado oscuro del glamour”. Resulta que la RCA, con ese logo tan entrañable del perrito junto al gramófono, tiene sobre sus espaldas un largo historial de acciones judiciales por delitos contra la sanidad pública. Os dejo aquí un par de links para ir abriendo boca.

Pulsa aquí para ver la lucha de los trabajadores de la planta de Taiwan y aquí para ver el historial delictivo  de la multinacional ampliado.

Otro día os contaré la historia del perrito del gramófono. Pero hoy tocaba ponerse serios.

 

 

 

 

Acerca de pacovelez

Soy ingeniero industrial, economista y licenciado en administración de empresas. Me gusta la arqueología industrial y entiendo la economía como un conjunto de conocimientos para promover el bienestar de las personas.
Esta entrada fue publicada en Ecología, Economía, Radios. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *