¿Por qué los maratones reales no miden 42,195 km?

Los últimos maratones los he corrido con cronómetro GPS y, para mi sorpresa, la distancia final medida siempre ha estado por encima de los 42,5 km.
Hay varias razones para ello:
1.- Los homologadores de circuitos suelen añadir siempre unos pocos metros a la distancia medida para evitar que en el caso de que se obtenga una plusmarca no pueda ser validada por ser la distancia real inferior a los 42,195 km. ¡Aunque sea por centímetros!
2.- Para el corredor es difícil seguir el trazado de mínimo recorrido posible bien porque otros corredores se lo impiden o porque hacerlo supone una preocupación añadida. Al final son metros.
3.- El cronómetro GPS va sujeto a la muñeca y el recorrido de ésta se aparta del eje del cuerpo. Para entender mejor esto basta con hacer una prueba muy sencilla: Si se da una vuelta completa en una pista de 400 metros en sentido normal (antihorario) se observa que la distancia recorrida es menor con el GPS sujeto en la muñeca izquierda que si se lleva en la derecha. Y la diferencia no es de unos pocos metros. Es casi la misma que haría un corredor que fuera por la calle 2.

Acerca de pacovelez

Soy ingeniero industrial, economista y licenciado en administración de empresas. Me gusta la arqueología industrial y entiendo la economía como un conjunto de conocimientos para promover el bienestar de las personas.
Esta entrada fue publicada en Running y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *